miércoles, 15 de junio de 2016

LA ESTELA DE LOS BUITRES.

La Estela de los Buitres es un grabado sumerio que representa a una falange que desfila victoriosa sobre un suelo atestado de los cadáveres de los soldados vencidos a los que acuden los perros y los buitres. Soldados que tuvieron la oportunidad de defenderse ante el empuje de los vencidos.

            A la estela de los buitres que los asesinos de ETA han acudido muchos perros y muchos buitres. Perros y buitres que han querido hacer desaparecer a los fenecidos vilmente asesinados y, de este abyecto e infame modo, sacar réditos y presentarse así ante los desmemoriados como honestas personas y de buena fe. Buena fe que les desbrozará el camino del poder y de los intereses particulares y los de unos pocos, cambiando al perro de collar. Collar que ahoga subrepticiamente la vida de personas comunes, de honor y de paz, a las que les falta el aire. Un aire ponzoñoso y contaminado de palabras, gestos y acciones que nos hacen retrotraernos a pretéritos tiempos en los que tronaban los cañones. Cañones de pólvora mojada, salvo los suyos. Suyos han sido los que con palabras embaucadoras y aprovechándose de la lógica indignación han acercado su sardina al ascua. Ascua que no se apagará en el corazón de los padres, mujeres, hijos y hermanos de todos aquellos que murieron asesinados, y que, al contrario que los soldados defenestrados en la Estela de los Buitres, no tuvieron la oportunidad de defenderse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada