lunes, 17 de septiembre de 2012

Arde España


            Arde España. Los montes; los bosques; los pastizales; las dehesas; los Parques Naturales; los Parques Nacionales; en definitiva, el campo, nuestra naturaleza. Muchos factores convergen para que arda España, pero uno, el más importante de todos, es el abandono del campo. Hemos pasado en un puñado de años de una sociedad eminentemente rural a una plenamente urbana; hemos pasado de trabajar el campo a convertirnos en obreros especializados; hemos pasado de convivir con la naturaleza a hollar exclusivamente aceras y asfalto. Las poblaciones rurales de las que muchos provenimos o descendemos se han envejecido, convirtiéndose en fósiles de una sociedad urbanita que vive de espaldas a ellos. Muchos (casi todos) los usos tradicionales de nuestros campos han desaparecido o se encuentran en peligro crítico de extinción. Nuestros abuelos se mueren y se llevan con ellos esa sabiduría ancestral que nadie parece querer heredar, esos atávicos oficios que pierden su continuidad abrumados por el plástico sínico que nos invade. Nuestros pueblos fenecen al ritmo que fenecen los abuelos y sus tradiciones. Nuestro campo se abandona al abandono y se inunda de yesca lista para arder, de un incendio latente a la espera de la chispa que todo lo calcine.
            Muchos medios se han destinado para evitar que España se abrase con la llegada de las buenas temperaturas: retenes antiincendios, Unidades Militares de Emergencia, endurecimiento de las penas para los pirómanos, leyes específicas para evitar todo tipo de especulaciones del suelo, etc. Pero en muchas ocasiones se ha olvidado de una medida esencial: la prevención. Y la mejor prevención es la que se ha demostrado que ha funcionado durante milenios: el uso racional del campo. Desde las podas arbóreas para la producción de carbón vegetal, hasta el pastoreo extensivo de todo tipo de ganado, que además de eliminar de manera natural la maleza fertilizan el campo con sus deposiciones. De estas maneras, la unión de la naturaleza y el ser humano se lo ponen más difícil al pirómano, o al incendio fortuito, ya que el depósito del combustible se encuentra en reserva y puede agotarse antes de extenderse al resto del bosque o de la dehesa.
            Por otro lado, muchas de las personas que abandonan nuestros pueblos lo hacen porque no tienen otra opción laboral y, así, cambian a su familia y su modo de vida por una situación laboral más segura. Muchos de ellos se quedarían en sus pueblos si una condición laboral digna se presentase ante ellos, sin tener que cambiar de lugar ni de vida. La ganadería extensiva y la trashumancia pueden ser una de estas opciones, entre otras.
            La ganadería extensiva ofrece una importante labor de conservación de la naturaleza, evitando los temidos incendios forestales, abonando el campo, como ya se ha dicho, y a la vez proporciona unos productos de consumo con una envidiable calidad. La correcta gestión de este tipo de ganadería genera una serie de beneficios bilaterales, es decir, hacia el productor y hacia el consumidor de los productos que de ella se derivan. Para el productor los beneficios irían orientados hacia la consecución de un trabajo loable y digno, la conservación del territorio por donde pastan los rebaños, así como el mantenimiento de modos de vida y trabajo tradicionales y sostenibles con la naturaleza que les circunda. Para el consumidor los beneficios irían dirigidos hacia una mejor calidad de los productos alimenticios (carne, leche, quesos) y de los derivados del ganado (cuero, lana, productos artesanales). Y un beneficio más que habría que añadir: el rejuvenecimiento de las poblaciones rurales, ya que muchos habitantes de la ciudad se trasladarían a éstas si tuvieran esta oportunidad.  Estos beneficios se pueden lograr por medio del asociacionismo rural y la consecución de denominaciones de origen para los productos que elaboren. Del mismo modo, también son necesarios acuerdos con las distintas Administraciones Públicas para que apoyen de múltiples maneras este tipo de soluciones para el mundo rural. Dichos apoyos pueden ser tanto a nivel económico (cosa difícil que ocurra en los tiempos que corren, aunque existen otros gastos banales que no se suprimen), como a otros niveles como el publicitario, o tecnológico, por ejemplo.
            Con esto no se quiere decir que tengamos que volver hacia atrás, hacia un mundo rural y atávico, pero sí se quiere decir que la gente que vive en el ámbito rural de nuestro país merece este tipo de soluciones, las cuales pueden maridar con el turismo rural y otros tipos de iniciativas que evitan el óbito de nuestros pueblos. Por ello también hay que aprovechar los avances tecnológicos que se nos proporcionan para lograr estos objetivos, facilitando el duro trabajo del campo, así como la venta de los productos que se obtienen del mismo, la gestión de este tipo de negocios y, por supuesto y por el interés que en ello les va, la conservación de la Naturaleza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada